Skip to content

Perspectiva | Una carta abierta a Ever López y la juventud latina de Carolina del Norte

Click here to read this article in English.

Nuestra Querida Comunidad,

El jueves 3 de junio, un incidente ocurrió en Asheboro High School en Carolina del Norte que provocó reacciones emocionales en nuestra comunidad. Durante su ceremonia de graduación, Ever López subió al escenario llevando la bandera mexicana sobre sus hombros. Cuando estaba a punto de darle la mano a Penny Crooks, la directora de la escuela, ella le pidió que se quitara la bandera. Después de la ceremonia, Crooks hizo que Ever y su familia, claramente molestos, fueran escoltados del edificio por cuatro agentes de policía.

Esto desató un alboroto nacional por el maltrato de Ever y su familia. También inició debates sobre las regulaciones del código de vestimenta de graduación, el racismo y la discriminación que enfrenta la comunidad latina, así como los roles y expectativas de líderes escolares.

Escribimos esta carta abierta para compartir el contexto histórico con ustedes para comprender mejor este incidente. El propósito de nuestro mensaje es ser uno de sanación y reconciliación. Para que comience este proceso de sanación, es esencial reconocer el daño y definir los orígenes de la ira resultante.

El significado de las banderas y la identidad

Mucho antes de la era de la segregación, las autoridades escolares dependían de la americanización como el principal objetivo educativo de la niñez latina en áreas donde esta población estaba aumentando a números significativos. Según Darder, Torres y Gutiérrez (1997), el principal propósito de la americanización era “preservar la subordinación política y económica de la comunidad mexicana.”

En la actualidad, vemos a muchas personas de nuestra comunidad latina rechazar la asimilación, a veces alzando las banderas de los países de origen de su familia. La presencia de banderas extranjeras en los EE.UU. ha sido un tema polémico durante mucho tiempo. Como explican Pineda y Sowards (2007):

“El ondear la bandera expresa la tensión sentida entre la herencia cultural de inmigrantes y sus sentimientos acerca de residir en los Estados Unidos o convertirse en ciudadanos estadounidenses. Decir, como hacen los defensores de la anti-inmigración, que una persona es estadounidense o no es exigir que se abandone la herencia cultural para asimilarse a la cultura dominante estadounidense. Sin embargo, es imposible renunciar al propio patrimonio cultural.”

Ver a la directora Crooks pedirle a Ever que se quitara la bandera mexicana fue un momento sumamente doloroso porque, desafortunadamente, está lejos de ser la primera vez que vemos comportamiento como éste en Carolina del Norte. Apenas el año pasado en Wilmington, una familia latina recibió una carta amenazadora debido a la bandera mexicana afuera de su casa pidiéndoles: “¡QUITEN ESA (censurado) BANDERA! O SENTIRÁN MI IRA.

Conecten este trasfondo histórico con el Proyecto de Ley de la Cámara de Representantes 324 que fue aprobado por el Comité de Educación de dicha cámara hace un mes y que, según el Public School Forum of North Carolina, “incita a un enfoque basado en el miedo para … limitar el compromiso de los estudiantes con la historia, eventos actuales y salud personal, así como su aprendizaje social y emocional.”

Ejercer el liderazgo relacional

Comprender esta historia es crucial al considerar nuestro papel en el avance de la equidad educativa y los valores de inclusión y pertenencia. A fin de cuentas, tenemos dos opciones: resistir los comportamientos, mentalidades y políticas arraigadas en la supremacía blanca y la opresión o conspirar con éstas.

Tanto Ever como Crooks ejercieron su poder y elección esa noche. Ambos recibieron graves consecuencias: uno fue penalizado por su libertad de expresión y la otra recibió amenazas en respuesta a sus acciones. Todas estas consecuencias son inmerecidas y erróneas.

Ever debería haber podido celebrar libremente sus raíces culturales e inmigrantes. Las consecuencias de una reprimenda en el escenario, una escolta policial y el retraso en la entrega de su diploma demuestran que la política está rota, no él.

La solicitud pública de Crooks para que Ever se quitara la bandera se hizo para mantener la política de la escuela ya que “es tremendamente injusto que una persona desprecie [la graduación] al violar el código de vestimenta.” Sin embargo, esta acción señaló un mensaje racista con el que la comunidad latina está muy familiarizada: Tú no perteneces aquí.

Al ser la hija de un inmigrante y dirigir una escuela donde el 49% de la población estudiantil es latina, este probablemente no sea el mensaje que ella quería transmitir. Sin embargo, durante esa interacción con Ever, Crooks eligió ser transaccional en lugar de relacional al ejercer su liderazgo.

Ella no está sola en este enfoque, como se evidenció cuando varios miembros de la comunidad salieron en su defensa por seguir las reglas al pie de la letra. Así es como está diseñado el sistema educativo para que funcione: para priorizar el sistema sobre el individuo y, en última instancia, la comunidad.

Nuestra intención no es demonizar las reglas y el orden en general. Cuando se crean en conjunto, las reglas nos ayudan a mantener y sostener el bienestar de nuestra comunidad. Sin embargo, cuando se aplican en detrimento de nuestra humanidad básica, estas reglas deben desaparecer.

Éste es un llamado a la acción para que todos los líderes escolares piensen de manera crítica y colectiva sobre su posición en el poder, especialmente al diseñar espacios equitativos para las comunidades de color y familias inmigrantes.

El proceso de aprendizaje, desaprendizaje, y reaprendizaje

Los días posteriores a la ceremonia de graduación, Ever recibió tremendo apoyo, incluyendo una conferencia de prensa organizada por Siembra NC en las afueras de Asheboro High School. Cuatro días después del incidente, Ever López y su familia salieron de la oficina de Crooks con su diploma.

Aunque Ever salió de ese edificio con el diploma por el que tanto trabajó, eso no cambia el hecho de que este incidente causó un daño que podría haberse evitado.

Hace apenas un mes en una escuela secundaria en Missouri, Jaymara Madrigal se vistió con la bandera mexicana sobre los hombros para recibir su diploma. Después de estrechar la mano del director, regresó a su asiento, con su diploma y su bandera. Ella reboza de alegría, de la forma en que Ever debería haberse sentido el día de su graduación en lugar de ser escoltado afuera.

Promover la equidad educativa nunca será fácil. Mantener este valor reta cada fibra de nuestro ser: mentalidades, creencias y comportamientos. Para quienes se encuentran en posiciones de poder, es un tremendo proceso de humildad darse cuenta de que nuestro sistema está roto y que tenemos el poder de cambiarlo.

En LatinxEd, imaginamos sistemas educativos de sostenimiento cultural que reconocen, satisfacen y honran las diversas necesidades de las familias inmigrantes latinas. Entendemos los desafíos de aprender, desaprender y reaprender cuando cultivamos comunidades prósperas. Si Asheboro City Schools o cualquier otro distrito escolar están buscando socios para garantizar que sus estudiantes latines sientan un sentido de pertenencia e inclusión dentro de sus comunidades escolares, sería un honor para nosotros ayudarles a co-crear espacios intencionales para el desarrollo del liderazgo juvenil latino.

Además, ofrecemos nuestro apoyo a Crooks y a cualquier otro líder escolar mientras reevalúan sus políticas escolares para crear entornos inclusivos y equitativos para el estudiantado latino en sus escuelas para que ningún estudiante se sienta de la forma en que Ever y su familia se sintieron el día de su graduación.

A Ever y a toda la juventud latina de Carolina del Norte: Somos de aquí y somos de allá. Y honramos tu compromiso de mantenerte fiel a tus raíces y a la mejora personal, de tu familia y de nuestra comunidad. Tus experiencias, cultura e identidades son válidas y tú importas. Entendemos los matices de ser latine en el Sur porque esas son también nuestras experiencias vividas. Ya sea que estés averiguando cómo ser un estudiante universitario de primera generación o navegar la vida y la escuela, te invitamos a unirte a la familia LatinxEd y a nuestro movimiento hacia la justicia, la dignidad y la sanación para nuestra comunidad.

En Solidaridad,

LatinxEd

Elaine Townsend Utin

Elaine Townsend Utin — a proud Peruvian-American — is the Co-Founder and Executive Director of LatinxEd. 

Carol Bono

Carol Bono is the Communications Manager of LatinxEd and an award-winning bilingual multimedia storyteller.