La razón por la cual el censo importa para la niñez

This article was translated by Carol Bono. Click here to read the original article in English.


Mientras que el primero de abril, Día de Censo, se avecina, usted recibirá una carta en su buzón que explicará cómo puede proporcionarle información básica de su domicilio a la Oficina del Censo de EE.UU. En Carolina del Norte y demás estados, existen promotores que se esfuerzan para asegurar que infantes menores de 5 años formen parte del conteo.

Esta tarea fácil tiene enormes consecuencias. Configurará la distribución de billones de dólares federales y varios escaños del congreso a través de la siguiente década. Infantes menores de 5 años se encuentran entre los grupos que corren el mayor riesgo de no ser incluidos durante el censo. Sin embargo, el presupuesto y planificación para los servicios que afectarán su desarrollo — desde nutrición y programas de salud hasta cupos para educación temprana — se basan en este recuento de población.

“Si no incluye a sus hijas e hijos en este conteo, cuando tenga la oportunidad de hacerlo nuevamente, seguramente ya estarán en la secundaria,” dice Lindy Studds, especialista en medios de comunicación en la Oficina del Censo. “Habrán pasado 10 años sin formar parte del conteo o tener representación en la financiación y planificación federales. ”

La información que las personas compartan durante el censo es confidencial y no puede ser difundida a demás agencias gubernamentales, dice Studds. Las invitaciones, las cuales se enviarán entre el 12 y 20 de marzo, tendrán un número telefónico y sitio web como opciones para llenar el formulario a su conveniencia. Para las personas que no respondan, la oficina enviará múltiples recordatorios durante marzo y abril, al igual que el formulario en forma física. Si aún no hay respuesta, representantes de la oficina irán puerta a puerta para tratar de recolectar la información en persona.

Esta semana, la Oficina del Censo está alentando a maestras y maestros a participar en la semana de Estadísticas en las Escuelas (o SIS, por sus siglas en inglés) para ofrecerle a sus estudiantes de pre-K-12 y sus familias información sobre la importancia de este conteo y cómo afecta sus vidas y comunidades. Cada día de clase tendrá un diferente enfoque, desde diversidad hasta una excursión virtual a través de la Oficina de Censo. Al final de la semana, se enviarán volantes a casa para que cada estudiante puedan compartir esta información con sus familias.

Los materiales de SIS son gratis y están disponibles en línea a lo largo del año, incluyendo materiales diseñados específicamente para personas infantes y adultas que están aprendiendo inglés como segundo idioma. Esta semana, se enviaron paquetes educativos a cada escuela pública, privada y charter, dijo la oficina en un comunicado de prensa.

Whitney Tucker, directora de investigación en NC Child, dice que el censo de 2010 no contabilizó a alrededor de 25,000 infantes menores de 5 años en Carolina del Norte. A nivel nacional, la tasa de no contabilizar fue mayor para infantes de las comunidades negras y latinas.

Tucker dice que esto se debe a muchas razones, incluyendo una desconfianza general en el gobierno, miedo a represalias y las estrategias de comunicación externa de la oficina. Incluso en la comunidades minoritarias, dice Tucker, la tasa de omisión para infantes es mayor.

“Las familias que regresan los formularios y llenan información sobre otras personas, excluyen a infantes menores de 5 años,” dice Tucker.

Infantes en “familias complejas,” dice Studds, también corren el riesgo de no incluirse en el conteo. Si hay infantes que dividen su tiempo entre dos domicilios, deberán contabilizarse en la dirección donde pasen la mayor parte de su tiempo. Si esta división es ambigua, o es 50-50, sus cuidadores deberán coordinarse y contarles en la dirección donde duerman la noche del 1 de abril, explica Studds.

Cada bebé también debería formar parte del conteo, dice la oficina. Si una persona embarazada espera dar a luz el 1 de abril o antes, su bebé debería incluirse en el conteo. Si hay niñas o niños que viven en un domicilio donde no tienen parentesco con persona adulta, aún deberían contabilizarse.

Studds dice que representantes de la oficina contarán a familias sin viviendas en persona a través de organizaciones comunitarias. Personas que residen en “alojamientos grupales”, tales como orfanatos, cuarteles militares, albergues para personas sin hogar, dormitorios universitarios y centros de jubilados, serán contabilizadas por un equipo especializado.

Tucker dice que los miles de infantes en Carolina del Norte que se excluyeron del conteo en 2010 significaron menos fondos, más listas de espera y un escaño del congreso menos para el estado.

“Todas estas implicaciones están incluidas en esta cosa que toma menos de 10 minutos, siempre y cuando se recuerde en hacerlo,” dice.

Studds dice que las oficinas de infraestructura y nutrición, servicios de emergencia, programas de salud y educación, al igual que la ubicación de instalaciones como supermercados y escuelas, usarán el conteo del censo.

“Mientras más le comuniquemos a las personas que esto realmente puede afectar cada parte de su vida, ése es el mayor factor alentador que podemos ofrecer,” dice.

Para más información y materiales, visite el sitio web de la Oficina del Censo, el sitio web de Hágase Contar, este reporte en el sitio web de NC Child o este documento en el sitio web de Child Care Services.

Liz Bell is an early learning reporter for EducationNC.

Early Childhood News